"ME LO CONTARON Y LO OLVIDÉ, LO VI Y LO ENTENDÍ, LO HICE Y LO APRENDÍ"
Confucio.
“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”.
(Cervantes)

martes, 4 de mayo de 2010

CLASES DE ARGUMENTOS

a) Argumentos de conocimiento general o de experiencia personal: así, expresiones como "el mar es una fuente de vida, al final la muerte nos iguala a todos, a nadie agrada ser desgraciado o el dinero lo puede casi todo", son referentes del conocimiento de la realidad, de la experiencia personal o del sentir general de la sociedad. Algunos pueden ser de:
Ejemplificación: anécdotas, porcentajes (argumentos de cifras o datos), etc. Así, por ejemplo, en un texto sobre enfermedades cardiovasculares, se puede poner lo que sucede en los países occidentales, los casos en los que se recomienda el consumo del vino, los porcentajes de disminución de éstas si se practica deporte, etc.
Analogía: se establece una comparación entre lo que se argumenta y otro hecho. Así, por ejemplo, se pude establecer la siguiente analogía en una argumentación: el ser humano es libre para elegir su tendencia sexual como lo ha sido también para decidir sus inclinaciones religiosas.
b) Argumentos afectivo-emotivos: emplean recursos con los que intentan conmover al receptor introduciendo efectos de tipo sentimental o afectivo: tienes que estudiar más porque así tendrás contentos a tus padres.
c) Argumentos de autoridad: son las razones que sobre la tesis han expuesto personas o instituciones de reconocido prestigio y que refuerzan los argumentos expuestos: Se expresan mediante una cita textual entrecomillada o se expone en estilo indirecto
d) Proverbios y refranes: también puede apoyarse la idea expuesta con máximas, proverbios y refranes conservados por la tradición y que poseen un valor de verdad comúnmente aceptada y admitida sin reservas. Su abuso empobrece el texto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada